El autoconsumo energético y el consumo compartido P2P ya es legal



El 5 de Octubre de 2018, el Ministerio para la Transición Ecológica aprobó por Real Decreto una serie de medidas que dejaban abierto el camino para el autoconsumo energético, después de 5 años de insensatez, vendidos a los intereses de las eléctricas y los políticos que hacen su agosto a través de las puertas giratorias.

La semana pasada, el 5 de Abril, se aprobó el Real Decreto 244/2019 centrado en el autoconsumo y el consumo P2P. Por fin se apuesta por la creación de una red de generación distribuida, apoyando al sector residencial a tomar control de su abastecimiento energético, permitiendo la opción de crear redes de generación y consumo de proximidad compartidas.

Incluyo un resumen de Solartradex sobre este Real Decreto:

Novedad 1: La potencia nominal vuelve a ser la de los inversores.
Quizás os sorprenda que empiece por aquí, pero para mi es una novedad muy destacable ya que como veréis en la muchos puntos del real decreto existe una barrera significativa entre proyectos hasta 100 kW y proyectos de más de 100 kW, favoreciendo a los primeros en cuanto a simplificación administrativa,  gestión de los excedentes de producción y consideración de los servicios auxiliares de producción.
El hecho de que volvamos a contabilizar el tamaño de los proyectos en base a la potencia nominal de los inversores y no en base a la suma de las potencias de los paneles solares ( tal y como se hacía hasta el año 2013) nos permite incrementar hasta un 30% la potencia pico de los proyectos y aún así sigan favoreciéndose del marco normativo favorable que tienen los proyectos hasta 100 kW; así un proyecto de 125 kWp de paneles solares y 100 kW nominales de inversor a partir de ahora computará como proyecto hasta 100 kW, cuando antes teníamos que reducir su tamaño a 100 kW de paneles solares.
 Novedad 2: Nuevas modalidades de autoconsumo:
El real decreto distingue entre las siguientes modalidades de autoconsumo:
Suministro con autoconsumo sin excedentes: Serán aquellas instalaciones de autoconsumo que cuenten con un mecanismo anti-vertido homologado que evite enviar excedentes de producción a la red de distribución:
Esta modalidad tiene dos virtudes fundamentales, de un lado la simplicidad para legalizar la instalación,  no hace falta pedir permisos de conexión y acceso a la empresa de distribución eléctrica;  y de otro lado no existe actividad económica ( sólo existe sujeto consumidor).
Pero también tiene un inconveniente significativo; y es que no se pueden valorizar los excedentes de producción que se produzcan en momentos de bajo consumo y alta producción;  o dicho de otra manera estamos tirando a la basura kWh generados y que por lo tanto hemos pagado por adelantado cuando hemos realizado la inversión.
Mi opinión personal, y seguro que habrá quién no la comparta ( por ejemplo los fabricantes de equipos anti-vertido) es que salvo casos en que tengamos problemas para conseguir el permiso de conexión de la empresa distribuidora, no le veo sentido a esta modalidad.
Suministro de autoconsumo con excedentes: en este caso los excedentes de producción se envían a la red de distribución, y  existirán dos sujetos legales que serán el consumidor y el productor.
La principal ventaja de esta modalidad es que contrariamente al caso anterior, vamos a poder valorizar los excedentes de producción aumentado la rentabilidad de la inversión y acortando el payback. En función de camino que queramos tomar para valorizar los excedentes tendremos dos submodalidades de autoconsumo:
  • Autoconsumo con excedentes acogida a compensación a la que se podrán acoger las instalaciones hasta 100 kW en las que el titular de la instalación de generación y el consumidor sean la misma persona física o jurídica, y permitirá compensar/valorizar parcialmente  los kWh excedentarios. ¿ con qué valor se compensarán?
Pues básicamente al precio del mercado mayorista de producción… cada mes el comercializador con el que tengamos el contrato de suministro eléctrico compensará dentro de la factura de consumos los kWh excedentarios del mes anterior según el coste horario de generación del momento en que fueron producidos.
Esto será así para todos aquellos que tengan contrato de suministro con un comercializador de último recurso, para el caso que el contrato de suministro sea con un comercializador tradicional, este último podrá valorizar los kWh como quiera, aunque si los valoriza por encima del precio de mercado, el diferencial correrá a su cargo, por lo que imagino que al final en todos los casos la valorización será a precio de mercado.
Por lo tanto es importante destacar que no estamos hablando de balance neto, pues no se compensará el 100% del valor de cada kWh excedentario.
Fijaros que cada kWh autoconsumido se valoriza a precio de mercado minorista que corresponde al coste de generación + peajes + impuestos; y en cambio cada kWh excedentario se valoriza tan sólo a precio de mercado mayorista, esto es el precio horario de generación.
  • Autoconsumo con excedentes no acogida a compensación, y en la que el sujeto productor podrá vender a mercado los excedentes de producción generados.
Por lo tanto la valorización de los kWh generados en ambos casos será la misma, o sea el coste horario de generación, aunque bajo mi punto de vista, la primera modalidad de compensación simplificada es mucho más ventajosa que la de venta de excedentes debido a que según el artículo 14, punto 4, la energía excedentaria no computa como energía incorporada al sistema y por lo tanto está exenta del peaje de generación, consecuentemente también se entiende que tampoco coresponderá pagar el impuesto del 7% sobre la generación incorporada al sistema, ni tampoco el IVA por la energía vendida.
Novedad 3: Se abre la veda a las instalaciones de autoconsumo remotas.
Como novedad el presente real decreto también clasifica las instalaciones de autoconsumo en función del punto  al que se conecta la instalación de generación.
Distinguiremos pues entre dos tipos de instalaciones de autoconsumo:
  • Las que se conectan a la red interior del consumidor/es asociado/s ( como hasta ahora hacíamos) y que se llaman instalaciones próximas de red interior.
  • Las que se no se conectan directamente a la red interior del consumidor/es asociado/s, y que se llaman instalaciones próximas a través de la red.
En este último caso  tendremos:
  • Instalaciones conectadas a cualquiera de la redes de baja tensión derivadas de un mismo centro de transformación.
  • Instalaciones conectadas  en baja tensión a una distancia máxima de 500 metros.
  • Instalaciones conectadas en una misma referencia castastral.
Este punto es una de las principales novedades del real decreto, ya que nos abre la puerta a las instalaciones de autoconsumo remotas individuales o colectivas. Imaginad por ejemplo el caso de un polideportivo municipal, sobre el que se monta una instalación de autoconsumo solar de la que se podrán alimentar el conjunto de vecinos que vivan a una distancia inferior a 500 metros.
Las instalaciones remotas deberán satisfacer según se indica en el artículo 17, punto 5, una cuantía por llevar la energía desde el punto de generación hasta el consumidor asociado y utilizar por ello la red de distribución. Esta cuantía será establecida por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.
He visto alguna queja, de que se podría haber aumentado la distancia pensando en polígonos industriales, y si bien es cierto, no lo es menos que si me cuentas esta posibilidad hace 6 meses me hubiera dado con un canto en los dientes. ¿o no es cierto?
Novedad 4: Se aprueba el autoconsumo colectivo.
El nuevo real decreto y tal y como ya he avanzado un poco en el punto anterior, abre la puerta a las instalaciones de autoconsumo compartidas entre distintos consumidores.
Así pues se dice que un consumidor participa en una instalación de autoconsumo colectivo cuando pertenece a un grupo de varios consumidores  que se alimentan de forma acordada, de energía eléctrica proveniente de instalaciones de producción próximas a las de consumo y asociadas a los mismos.
Podrán existir instalaciones de autoconsumo colectivo conectadas a la red interior o instalaciones de autoconsumo colectivo remotas conectadas a la red de distribución ( técnicamente próximas a través de la red) como seria el caso del polideportivo que comentaba anteriormente.
El reparto de la energía producida en una instalación de autoconsumo colectivo será el que se acuerde mediante documento firmado por todos los integrantes de la instalación colectiva y responderá siempre a un coeficiente fijo que puede ser en función de la aportación económica de cada participante, de la potencia contratada, o de cualquier otro criterio predefinido y constante.
En caso de no presentar ningún acuerdo, la empresa distribuidora distribuirá las producciones en función de la potencia máxima contratada por cada usuario.
Este es otro punto que es mejorable según ya exprese en mi anterior Imaginando un autoconsumo compartido eficiente e inteligente; en todo caso reitero que hoy es dia para mirar hacia adelante y celebrar que el mero hecho de aprobar el autoconsumo colectivo ya es un auténtico hito.
Novedad 5. Se simplifica el concepto de los servicios auxiliares de generación.
Tal y como contaba en mi anterior artículo, el tema de los servicios auxiliares de generación es una auténtica bobada cuando estamos hablando de instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo; ya que estos servicios auxiliares se refieren al consumo del inversor fotovoltaico en los momentos de no producción solar y este tiene un consumo más que mínimo.
Hasta ahora era obligado hacer un contrato de suministro para estos servicios auxiliares para las instalaciones de más de 100 kW o cuando el titular de la instalación de generación y de consumo no era el mismo. La obligación de realizar este contrato de servicios auxiliares obligaba a instalar un conjunto de medida homologado a la salida del inversor solar para que la empresa eléctrica pudiese facturar estos servicios auxiliares… una auténtica burrada porque suponía un sobrecoste significativo para facturar tan sólo unos pocos watios. No olvidéis que el consumo de un inversor solar es de tan sólo 1 W en horas nocturnas, o dicho de otra manera si consideramos 14 horas nocturnas, tienen que pasar 71 días para que este contador registre un consumo de 1 kWh.
Pues bien, el presente real decreto simplifica mucho el tema de los servicios auxiliares ya que de un lado considera despreciables los servicios auxiliares de producción para instalaciones hasta 100 kW conectadas a la red interior del consumidor asociado y siempre y cuando el consumo de estos servicios auxiliares sea inferior al 1% de la energía generada por la instalación de producción (o sea siempre).
Por lo tanto, en aquellos casos que los titulares de la instalación de generación y consumo no son el mismo pero la instalación es de hasta 100 kW conectada a red interior, ya no será necesario realizar el contrato de servicios auxiliares.
Pero la buena noticia no se queda aquí, pues para el caso que los servicios auxiliares de producción no se puedan considerar despreciables, en el artículo 8 se indica que se podrá formalizar único contrato de acceso para los servicios auxiliares de producción y para el consumo asociado siempre que el consumidor y el titular de la instalación de generación sea el mismo y además la instalación de generación está conectada a la red interior del consumidor.
La consecuencia de todo esto es que en el caso que podamos formalizar un único contrato de acceso y por consiguiente un único contrato de suministro para consumo y servicios auxiliares de producción, nos ahorraremos instalar dicho conjunto de medida homologado a la salida del inversor/es para medir su consumo ( vendría a ser el mismo contador de generación que anteriormente estábamos obligados a instalar pero midiendo en sentido contrario), y por lo tanto evitamos un sobrecoste muy significativo y absurdo.
Para resumir, ¿en qué casos deberemos formalizar un contrato de acceso para servicios auxiliares de producción? ( y consecuentemente instalar un conjunto de medida homologado?
1- En caso de instalaciones  de autoconsumo próximas a través de la red ( conectadas a la red distribución) como podría ser el caso del polideportivo planteado anteriormente.
2- Instalaciones conectadas en red interior de más de 100 kW y en las que el titular de la instalación de producción distinto al consumidor.

Comunidad local de energía / Comunidades energéticas locales



Hace tiempo, seis años ya, hablábamos sobre la crisis energética y la necesidad de evolucionar hacia redes locales de generación y distribución compartida de la energía.

Desde Europa se empieza a definir el concepto de lo que en su día nosotros llamamos redes P2P de energía y que la Administración ha llamado Comuindad local de energía.

Por el momento la legislación española ni lo contempla, pero el IDAE está haciendo los primeros estudios y aproximaciones a lo que podrían ser estas comundidades energéticas locales:

'Esta figura no está reconocida actualmente en nuestra legislación y la Unión Europea la está definiendo en estos momentos, entendiendo como tal, con carácter orientativo y no limitativo, una entidad jurídica de participación voluntaria y abierta que controlada por accionistas o miembros que sean personas físicas, autoridades locales o empresas, cuyo objetivo principal sea ofrecer beneficios medioambientales, económicos o sociales a sus miembros o a la localidad en la que desarrolla su actividad. Pueden participar en la generación de energía principalmente procedente de fuentes renovables, la distribución, el suministro, el consumo, la agregación, el almacenamiento de energía, la prestación de servicios de eficiencia energética, la prestación de servicios de recarga para vehículos eléctricos o de otros servicios energéticos'.

Informe de la Comisión Europea sobre precios y coste de energía en la UE


El 19 de enero la Comisión Europea presentó un informe en el que se analizan precios y costes de la energía en los diferentes países de la UE y en el contexto de los principales países competidores del entorno mundial.

Este informe, y el documento de trabajo de los servicios de la Comisión que lo acompaña, presenta datos y análisis detallados sobre tendencias en los precios y los costes energéticos de los hogares y la industria para la electricidad, el gas y los productos petrolíferos, en la UE en su conjunto, en los Estados miembros y en nuestros socios comerciales. 

El informe también analiza datos sobre fiscalidad, ingresos y subvenciones de la energía. 

Los datos del informe provienen principalmente de Eurostat (complementados por estudios sectoriales y otros datos recopilados específicamente).

El estudio que realiza el informe sobre los costes y precios de la energía destaca la necesidad de proteger a los hogares vulnerables, pero también la necesidad de garantizar que la industria no se vea desfavorecida. 




Autoconsumo en España



Desde hace tiempo defiendo que el Gobierno no ha hecho los números en muchas cosas, pero sobre todo en temas energéticos, su política ha estado dictada desde las puertas giratorias que han dado un poder desmedido e irracional a las compañías eléctricas en España.

Quizás por que muchas de ellas han sido compradas por capital extranjero o por que alguien, por fin, intenta poner algo de cordura en el sector energético, el Ministerio para la Transición Ecológica ha realizado un estudio que demuestre que una instalación importante de sistemas de autoconsumo energético (basado en fotovoltáica) beneficiaría a las arcas del Estado y a la sociedad en general, ya que reduciría el precio medio de KW en España.

El estudio no entra a considerar el hecho de que nuestro país es deficitario, desde el punto de vista energético, lo que influye en nuestra balanza de pagos y aún así, los números salen.

No plantean tampoco que los sistemas de autoconsumo vuelquen su sobrante a redes P2P comunitarias, pero es algo que llegará de forma natural.

Incluyo el artículo publicado por la web de Energías Renovables:

Lo dice el Ministerio para la Transición Ecológica en la Memoria que ha adjuntado a la propuesta de Real Decreto de Autoconsumo que ha presentado esta semana (la norma regula "las condiciones técnicas, económicas y administrativas" de esta solución de ahorro). El Ejecutivo presenta en esa Memoria una estimación del impacto que tendría la instalación de cien megavatios de autoconsumos fotovoltaicos en España y los resultados son los siguientes: se produce una reducción de ingresos del sistema por peajes y cargos de 5,42 millones de euros (en lo que sería el impacto en el sistema eléctrico), pero se produce un aumento de la recaudación (mayores ingresos de IVA por inversión) que quintuplica esa cantidad. El Gobierno estima que recaudaría 28 millones de euros netos más que sin los 100 megavatios de autoconsumos.

El Ministerio para la Transición Ecológica ha hecho pública esta semana su propuesta de Real Decreto por el que se regulan las condiciones técnicas, económicas y administrativas del Autoconsumo, norma que el Gobierno está tramitando por vía urgente, tal y como se había comprometido. La propuesta llega acompañada de una Memoria en la que el Ejecutivo analiza el impacto de la futurible norma. En esa memoria, el Gobierno sostiene sin ambages que el autoconsumo "tendrá un efecto positivo sobre la economía general, sobre el sistema eléctrico y energético y sobre los consumidores". Según el Ejecutivo, esta modalidad de generación "fomentará la actividad económica y el empleo local, por su carácter distribuido" y, además, habida cuenta de que será mayoritariamente renovable, "contribuirá a la sustitución de generación emisora y contaminante" y, consiguientemente, al "cumplimiento de los objetivos de penetración de energías renovables y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero".

El Gobierno efectúa una "valoración cuantitativa de los efectos" que produciría la instalación de cien megavatios de autoconsumos fotovoltaicos (esa valoración no solo mide el impacto en el sector eléctrico y el impacto fiscal, sino también el ambiental). Pues bien: partiendo de esa hipótesis de crecimiento del autoconsumo (abajo especificamos todos los extremos de esa hipótesis), el Gobierno concluye que "se produce una reducción de ingresos del sistema por peajes y cargos de 5,42 M€" (cantidad insignificante, apenas cinco millones y medio de euros, si atendemos al total de los costes de acceso, que ronda los 17.000 millones de euros). En el otro plato de la balanza, el Ejecutivo señala que los 100 megas de autoconsumo incrementarán la recaudación por parte del Estado (mayores ingresos de IVA por inversión). El Gobierno estima (en lo que se refiere al impacto fiscal) 28,14 millones de euros de "saldo neto positivo". Y, por fin, el impacto social: según la Memoria del RD, el autoconsumo será beneficioso para la ciudadanía (sea o no autoconsumidora), pues "provocará un efecto de depresión del precio de la energía en el mercado para el conjunto de todos los consumidores (...). La norma tiene efectos positivos sobre la competencia".


Lo que dice la Memoria:

Se ha realizado una valoración cuantitativa de los efectos de la instalación de 100 MW de generación fotovoltaica destinada a autoconsumo. Los cálculos se han realizado bajo las siguientes hipótesis: 
• Toda la energía instalada ha sido de tecnología fotovoltaica.
• Se toma un número de horas equivalentes que parte del promedio de horas para las cinco zonas definidas en el anexo IV del Real Decreto 413/2014, de 6 de junio, por el que se regula la actividad de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración y residuos. Este promedio arroja un valor de 1.679 horas. Sobre este valor se aplica un factor de minoración del 25% debida a que la orientación de los paneles ubicados sobre las viviendas no será óptima (por motivos urbanísticos y sombras de otras
edificaciones). Esto arroja un valor de cálculo de 1.259 horas. Así, nos encontramos que los consumidores acogidos a alguna modallidad de autoconsumo producen 1.259 horas, este dato es el utilizado para calcular la energía producida y que por tanto tiene efecto en el mercado. La energía generada asciende a 125.981 megavatios hora (MWh), lo que supone una penetración en el conjunto del sistema del 0,047%. No obstante, para ver su efecto en la minoración de los ingresos por peajes, se considerarían tres hipótesis adicionales:

• De toda la energía producida (125.981 MWh), el 75% la autoconsume (94.418 MWh) y el 25% la inyecta a las redes de transporte y distribución (31.743 MWh). Esto hace que el
número de horas de su instalación destinadas al autoconsumo se reduzca a 944 horas.

• Al tratarse de energía fotovoltaica, el consumidor con carácter general no podrá reducir la potencia contratada, dado que no podrá asegurar su suministro a través de su instalación
de autoconsumo, al tratarse de una fuente de energía intermitente.

• La distribución de potencia instalada de generación para autoconsumo entre los distintos tipos consumidores se lleva a cabo en función de la potencia contratada que existe en cada
uno de los tipos de peaje.

En cuanto al resto de parámetros introducidos en el cálculo se ha considerado:
  • Un precio de veinte euros por tonelada de ceodós (20 €/t de CO2).
  • Un factor de emisión del parque de 0,28 t de CO2 por MWh eléctrico generado.
  • De acuerdo con las simulaciones realizadas para los años 2015 a 2018 por OMIE, la introducción de 100 MW de potencia adicional fotovoltaica habría producido una disminución en el precio del mercado en el entorno de 0,022 €/MWh.

Aplicando las hipótesis anteriores para el escenario central descrito, donde se instalan 100 MW de potencia fotovoltaica destinados a autoconsumo, considerando que la energía fotovoltaica autoconsumida supone que dichos clientes dejan de pagar peajes y cargos por dicha energía y que en el presente real decreto-ley se suprimen los cargos por energía autoconsumida, se produce una reducción de ingresos del sistema por peajes y cargos de 5,42 M€, por aplicación de los precios vigentes. Adicionalmente, puesto que existe una cantidad de energía que se cubre con energía autoconsumida y este hecho hace que se reduzca la demanda en el mercado, se produce una disminución del valor de la energía en el mercado de unos 5,90 M€, valorada sobre una demanda nacional de 268 teravatios hora (TWh).

Se recoge a continuación (reproducimos nuevamente) el detalle completo del resultado anterior, incluyendo el impacto fiscal, comparando esencialmente la disminución de ingresos por IVA e impuesto de electricidad por la energía autoconsumida por minoración de la energía consumida de instalaciones centralizadas, y un mayor ingreso por IVA a corto plazo por la instalación anual de nueva potencia en instalaciones de autoconsumo.

«Las estimaciones anteriores -matiza la Memoria del RD- no han tenido en cuenta otros efectos positivos para el sistema eléctrico, debido a su más difícil cuantificación y al que hecho de que se producirán en el margen, esto es, sólo en el medio y largo plazo y una vez se hayan recuperado los costes hundidos existentes en la actualidad en el sistema.

Entre ellos, se pueden citar las menores pérdidas provocadas en la red por la disminución de los flujos de energía en grandes distancias. A este respecto, es importante señalar que estas reducciones de las pérdidas técnicas de la red sólo se materializarán si se produce un correcto dimensionamiento de las instalaciones, mediante las adecuadas señales regulatorias y económicas, que eviten que se produzcan excesivos flujos de energía a través de las redes de baja tensión.

En caso contrario, las pérdidas podrían incluso aumentar con relación a la situación actual, dado que, como es sabido, éstas son proporcionales al cuadrado de la intensidad, lo que aconseja que la transmisión de energía por la red se realice a la mayor tensión (= menor intensidad) posible.

Varias de las decisiones regulatorias que se adoptan en este real decreto buscan precisamente un correcto dimensionamiento de las instalaciones de generación de autoconsumo, de manera que los excedentes vertidos a la red de baja tensión sean los mínimamente imprescindibles.

Otro efecto positivo que se producirá marginalmente, también condicionado a un correcto dimensionamiento de las instalaciones, es la menor necesidad de redes de transporte y distribución, al acercar la generación al consumo y reducir, por tanto, los flujos de energía en la red.

El presente real decreto -sostiene la Memoria- no supone incremento del gasto público.


suficiencia energética en lugar de eficiencia energética




Según algunos críticos, las políticas de eficiencia energética son “contraproducentes” y “parte del problema”.

El problema con las políticas de eficiencia energética es que son muy efectivas para reproducir y establecer conceptos de servicio esencialmente insostenibles. La medición de la eficiencia energética de los automóviles y las secadoras, pero no de las bicicletas y los tendederos, hace que los viajes rápidos o con consumo intensivo de energía o el secado de ropa sean no-negociables, marginando alternativas mucho más sostenibles. 

Hay varias formas de escapar del universo paralelo de la eficiencia energética. En primer lugar, aunque la eficiencia energética obstaculiza una reducción significativa a largo plazo en la demanda de energía mediante la necesidad de equivalencia de servicio, lo contrario también es cierto: hacer que todo sea menos eficiente en energía revertiría el crecimiento de los servicios de energía y reduciría la demanda de energía.

Sin embargo, aunque abandonar -o revertir- la política de eficiencia energética podría reportar más ahorro de energía, existe otra opción que es más atractiva y podría generar incluso mayores ahorros de energía. Para un enfoque de política eficaz, la eficiencia puede complementarse o quizás entrelazarse con una estrategia de “suficiencia”. La eficiencia energética tiene como objetivo aumentar la relación entre la producción del servicio y la entrada de energía, manteniendo al mismo tiempo la producción constante. La suficiencia energética, por el contrario, es una estrategia que apunta a reducir el crecimiento en los servicios de energía.

La suficiencia puede implicar una reducción de los servicios (menos luz, menos viajes, menos velocidad, temperaturas interiores más bajas, casas más pequeñas) o una sustitución de servicios (una bicicleta en lugar de un automóvil, un tendedero en lugar de una secadora, ropa interior térmica en lugar de calefacción central). A diferencia de la eficiencia energética, los objetivos de la política de suficiencia no se pueden expresar en variables relativas (como kWh / m2 / año). En cambio, la atención se centra en las variables absolutas, como las reducciones en las emisiones de carbono, el uso de combustibles fósiles o las importaciones de petróleo.




el fracaso energético alemán: Cómo seguir quemando carbón en nombre de las energías renovables


"No es fácil ser verde", decía The Economist hace unos años hablando precisamente de la Energiewende alemana. La 'Transición energética' que venía de Berlín y se convirtió en la promesa de que incluso uno de los países más contaminantes del Europa podía soñar con un futuro verde. Pero los sueños acaban siempre encontrándose con la realidad.

Y esa realidad es que pese a los objetivos de alcanzar el 80% de renovables en 2050, en 2016 (seis años después de que se iniciara la transición) más de la mitad de la energía alemana sigue dependiendo directamente de combustibles fósiles y las emisiones de CO2 han vuelto a subir en 2016. ¿Ha fracasado la Energiewende? ¿Qué podemos aprender de la estrategia alemana?

La paradoja alemana

Paradoja. Ese el término que mejor describe cómo es posible que el país donde nació el ecologismo político sea, cincuenta años después, uno de los países que más emisiones producen. Ha llegado a ser líder mundial en la producción de dos tipos de energía: la solar y la producida por lignito.

En el año 2000, el gobierno de verdes y socialdemócratas puso en marcha una iniciativa para forzar a los proveedores energéticos a aumentar el suministro renovable en los siguientes 20 años, la Energiewende. Eso, y el hecho de que quemaran carbón como si no hubiera un mañana, convirtió a Alemania en un ejemplo para todo el mundo.

Alemania (a diferencia de Francia y su uso intensivo de la energía nuclear) realmente tenía un problema de emisiones de carbono, por lo que el reto de acometer "Transición energética" en una de las potencias industriales del mundo y sin perder productividad era realmente interesante.
El paraíso verde...


Y decidieron apostar fuerte: la energía renovable no ha dejado de subir (incluso por encima de la media europea) desde entonces. El problema es que lo ha hecho de forma descoordinada. Como hemos explicado otras veces, apostar por las energías renovables es más que instalar turbinas eólicas y placas solares.

En 2015, el norte de Alemania (la zona que concentra la mayor producción de energía eólica) produjo 4.100 gigavatios hora que no se pudieron utilizar. Suficiente para abastecer un 1.2 millones de hogares durante un año.

El gobierno alemán no entendió que el elemento fundamental de la transición energética es la reforma de la red eléctrica. Y, cuando lo entendió, se dio de bruces con la contestación social: la gran autovía energética que debía vertebrar el país lleva años en vía muerta por problemas políticos y sobrecostos salvajes.

Los más de mil millones de gastos de mantenimiento derivados del excesivo nivel de energía que tiene la red nacional son todo un problema y es una de las cosas que explican que haya redes inteligentes privadas(como SonnenCommunity) que estén ayudando a optimizar la energía de todo el país.

...que sigue quemando carbón

Nada de esto impidió que en 2011 y tras el desastre de Fukushima, se anunciase el cierre definitivo de ocho centrales nucleares. Ese cierre se culminará en 2022, pero apagar la central de Grafenrheinfeld ya tuvo un efecto directo sobre el nivel de emisiones de dióxido de carbono. Unas emisiones que siguen subiendo.

Sin energía nuclear y sin reformar la red, Alemania sigue quemando carbón en nombre de las energías renovables. Hoy por hoy, las distintas variedades del carbón siguen estando por encima del 40% y, solo ellas, representan casi un tercio de las emisiones del país.

Cada día que pasa, hay más dudas sobre la Energiewende alemana y los rumores de que el Gobierno va a verse obligado a frenarla son cada día más fuertes. Pero sea como sea, sí que parece claro que casi 20 años después, la estrategia de transición energética ha sido un fracaso y que, como dicen los verdes finlandeses, sin energía nuclear es muy difícil recortar las emosiones en un corto periodo de tiempo.